El Partido del Siglo Original

   

En fechas recientes para dar publicidad a los eventos deportivos se usa el calificativo de Partido del Siglo, como una forma de dar publicidad al evento y enfatizar su importancia. Pero al analizar la historia del deporte, encontramos que la primera vez que se uso este calificativo fue para un encuentro de Baloncesto que se realizo el 20 de enero de 1968, en Houston, Texas.

El Encuentro Histórico

La Universidad de UCLA, dirigida por el Legendario John Wooden que en su rol de coach formador desarrollo la metodología de la Pirámide del Éxito, donde no les exigía a sus jugadores ganar, pero si dar su máximo rendimiento como deportistas y seres humanos logrando alcanzar un nivel que probablemente sea mejor visto a través del tiempo en el baloncesto universitario norteamericano. Para esta fecha tenía 47 victorias consecutivas, record histórico de la NCAA. Les tocaba jugar como visitantes, ante los Houston Cougars, un conjunto dirigido por el Guy Lewis que se mantenía invicto en la temporada con 14 triunfos consecutivo, lo que había despertado el interés de la ciudad de Houston por el equipo.

Lo más llamativo del partido era el enfrentamiento entre dos Súper jugadores, condenados al éxito como futuras estrellas de la NBA. Jugando para los Cougars, Elvin Hayes, un centro de alto nivel de competencia que promediaba para la fecha 31 puntos y 17,2 rebotes. Como rival, en los Bruins de UCLA, Lewis Alcindor, MVP de la NCAA durante tres temporadas consecutivas, un generalista del juego con capacidad para anotar, defender y tomar rebotes. Posteriormente experimento un cambio religioso y se convirtió al Islam, por lo transformo su nombre por el de Kareem Abdul Jabbar, el máximo anotador de todos los tiempos en la NBA (Su record esta vigente al día de hoy).

La expectativa creada fue tan grande, que los medios en particular la televisión no perdió la oportunidad de ofrecer por primera vez, un partido universitario con cobertura nacional en un horario estelar.

Sólo faltaba el lugar. Los Cougars habían cambiado su gimnasio habitual, con capacidad para 2.500 fanáticos, por el recién inaugurado Astrodome de Houston, un estadio de béisbol con capacidad para más de 50.000 personas. Al concretarse el encuentro y con la preocupación de no cumplir con las expectativas, Ted Nance, director de información de la Universidad de Houston, tomo en sus manos la publicidad del encuentro. Lo hizo con mensaje sencillo pero contundente: ‘Game of the Century’ (‘El partido del siglo’), lo que funciono de manera extraordinaria y convoco al lleno total del Astrodome.

Las dos Paredes Frente a Frente, Big E Vs. Abdul-Jabbar

El partido cumplió con la expectativas el espectáculo brindado fue de alto nivel.

Elvin Hayes fue el mejor del partido con 39 puntos, 15 rebotes y 8 tapones así lo certifican. Alcindor, que venía de lesión en su ojo que le obligo a permanecer la semana previa al partido en la Clínica de la UCLA terminó con 15 puntos, uno de sus partidos menos afortunado como jugador universitario.

Después de un primer tiempo electrizante, que terminó con la victoria parcial de los Cougars por 46 a 43, en la segunda parte el un juego se centro en la defensa. Así, se llegó a los últimos segundos igualados a 69. Dos tiros libres de Hayes faltando 28 segundos pusieron el 71-69 a favor los locales, y el último ataque de los Bruins fue abortado por un gran trabajo defensivo. Victoria para Houston. Locura en el Astrodome. Se había logrado cortar la increíble secuencia de 47 triunfos consecutivos de UCLA. Los Cougars se habían llevado el partido del siglo.

Aquella noche cambio el modo de ver el deporte universitario en los Estados Unidos, de ser considerado un entretenimiento regional paso transformarse en un espectáculo nacional de grandes magnitudes. Todo gracias a la Visión y al trabajo de entrenadores como Jonh Wooden, que dedicaron su vida a la formación de personas Integrales. Su alto índice de graduados, más del 90% de los deportistas becados asignados a su programa de baloncesto alcanzaron sus títulos universitarios con honores, permitió la consolidación del baloncesto universitario e incrementar su popularidad hasta niveles insospechados, ratificando que la humildad del liderazgo ético y el trabajo constante  genera resultados extraordinarios.

Incluso, aprovechando la circunstancia, los Cougars continuaron jugando en el Astrodome. Pero nunca volvieron superar la asistencia de más de 50.000 Fanáticos. Porque al final “El partido del siglo”, es una experiencia irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *