Valores Para Convivencia

     

Los valores son el conjunto de atributos que definen y guían la conducta de los seres humanos, tienen una relación directa con la educación que hemos recibido en los hogares de nuestros padres. En el caso de Venezuela tenemos valores arraigados que forman parte de nuestra cotidianidad, somos solidarios, nos gusta convivir, compartir y ofrecer ayuda.

Con motivo de los recientes resultados electorales en nuestro país Venezuela, debemos tener la madurez de celebrar lo que nos une y respetar lo que nos diferencia, por lo que debemos esforzarnos para:

  • Reconocer a la persona que piensa distinto, no juzgarlo como alguien sin capacidad de razonamiento o sin sentimientos; solo es un ser humano que piensa distinto a mí.
  • Eliminar de nuestro lenguaje descalificativos que incrementan las diferencias y establecen barreras en nuestra comunicación.
  • Hacer el mayor esfuerzo para actuar de forma racional y evitar reacciones emotivas que deriven en expresiones de miedo, rabia o impotencia, que pueden llegar a afectar nuestro entorno más cercano (pareja, familiares, amigos, vecinos o colegas).
  • Respetar el punto de vista de los demás y exponer nuestras ideas sin intentar hacer cambiar al otro de opinión. Además centrarnos en la posibilidad de encontrar puntos comunes y llegar a acuerdos beneficiosos para ambas partes.

¿Cuales son los Valores que nos Pueden Guiar?

  • La Unión y Comunicación con Nuestras Familias, debido al intenso ritmo de vida que llevamos sumados a los problemas de las ciudades como el tráfico, no tenemos tiempo para compartir con nuestro núcleo familiar, en particular con nuestros hijos, lo que abre una puerta para que cada vez se hagan más ajenos y copien modelos equivocados.
  • Respeto a los Demás, todos los días vemos como personas que deben servir como modelos, en particular líderes políticos, utilizan lenguajes insultantes y agresivos, lo que termina reflejándose en el comportamiento diario de las personas. En hechos cotidianos y sencillos como: en el transporte público, ya no se seden los puestos a las mujeres embarazadas ni a los ancianos y los discapacitados no son ayudados a subir al autobús o a cruzar la calle.
  • Por último pero no por ello menos importante otro valor que se ha perdido es el de La Palabra Comprometida, en nuestra sociedad hace unos años no necesitábamos de un papel firmado y notariado para asumir nuestros compromisos, simplemente se daba la palabra y esta tenía el valor suficiente para que se confiaran en la buena fe, cumplíamos con nuestras responsabilidades y sí por alguna circunstancia fallábamos, éramos capaces de dar la cara y asumir nuevos compromisos.

La lista es larga: Humildad, solidaridad, tolerancia, justicia, fraternidad, apoyo, alegría, equilibrio, serenidad, espiritualidad, confianza, honestidad, amor y tantos otros que nos permiten vivir, convivir y compartir. La posibilidad de recuperar estos valores depende en primera instancia de nosotros mismos por lo que debemos alinear nuestro pensamiento con nuestra actuación y comenzar con las mejoras desde nuestro propio comportamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *